Jonah Hill debuta como director en una correcta peli indie sobre la amistad y la lealtad. Con unas geniales actuaciones, sobre todo la del pibe que prestó la voz para el último juego de God of War (Sunny Suljic) y lo acompañan un conjuto de pibes que hacen un laburo digno.

La banda sonora es genial, desde Cypress Hill, The Misfits, pasando por Nirvana y Seal. La BSO sin lugar a dudas juega un papel importante y es otra protagonista.

Un chico de 13 años que vive en el Los Ángeles de los años 90, pasa el verano lidiando con los problemas de su vida doméstica y divirtiéndose con su nuevo grupo de amigos skaters, que son unos culiados bárbaros, pero que resultan ser lo más leal que tiene a su lado.

Es una peli en la que Hill no se arriesga mucho, vuela bajo, pero hace lo correcto, sin ser una ´Eighth Grade´, cumple su propósito de contar una historia simple pero bastante realista y divertida.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit