Roland Emmerich nos trae, como nos tiene acostumbrados, una peli superficial y sin alma. En plena segunda guerra mundial, después del ataque a Pearl Harbor, la armada japonesa se prepara para otro ataque. Pero el Almirante Nimitz (Woody Harrelson) y Dick Best (Ed Skrein), ambos del ejército estadounidense, preparan un contraataque con escenas de paupérrimas, diálogos aburridos, y actuaciones de mierda.

Con tanto presupuesto, actores, producción, y demás, que no se queda corta la pelíca, le ha jugado en contra y han metido el ataque a Pearl Harbor, el ataque de Doolittle sobre Tokio, y Midway, todo esto en dos horas. Otra cagada de peli como la de 2001 de Michael Bay, y siguen sin hacer algo bien pulenta sobre el Peal Harbor.

Independientemente del caos en la trama y lo sosa, los actores no destilan ni una mínima de carisma y hacen que te chupen un huevo, si se mueren bien, sino también, no importa el desarrollo de ninguno porque se cae todo a pedazos en éste océano superficial. Que si bien la fotografía y los efectos se agradecen en algunas escenas, no basta para sostener éste bodrio.

Trata de homenajear a los héroes norteamericanos y a los japoneses, pero falla, a mi no me jodas, que esto está más para el lado yanqui y se nota de principio a fin.

Otro fail de Emmerich y ya perdí la cuenta de la cantidad de veces que viene derrapando.