En una mañana en París un grupo de adolescentes de diversa procedencia comienzan a ejecutar una extraña danza en el laberinto del metro y las calles de la capital. A falta de diálogo sólo podemos notar sus gestos que son precisos y de procedencia sospechosa.

Llegada la noche se reúnen todos en el mismo lugar, un shopping a la hora del cierre. Horas antes París entraba en erupción a través de unos ataques terroristas. La noche comienza.

Este film de Bertrand Bonello (Director, DJ, Actor) es puramente cinematográfico, es una belleza entre tanta violencia. Curiosa, misteriosa, y en cierta forma original de ver el lado de estos pendejos qliados de mierda que hicieron volar media ciudad.

Una película diferente, en la que con sus dos horas y pico de duración se inicia, desarrolla, y cierra el círculo de manera cruda y sin tantas explicaciones.

Su banda sonora es magistral, de hecho tenés 10 tracks en toda la película, algunos clásicos, otros del mismo Bonello, los cuáles hacen que se disfrutaran como un video musical.

El guión será discutible, pero la dirección es lo que predomina.

Son de esas películas que empezás a ver porque te enteraste de un par de buenas críticas, no había otra cosa, y bueno, ya está… pero a medida que pasa el tiempo te das cuenta que de pedo encontraste una buena peli.

La escena del karting con el track de fondo “Ultraviolence“, es todo un espectáculo. Para sentarse y disfrutar, y más si te gusta el cine francés, el show está por comenzar.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit