Mike Flanagan es un director al que sigo mucho, tiene buenas películas como Hush y Oculus, Doctor Sleep, creador de la serie The Haunting of Hill House, las cuáles es un tipo de terror al que no todo el público le gusta.

Con Ouija: Origin of Evil, que sinceramente no le tenía fe porque ya su predesora fue una bosta, me terminó soprendiendo.

Ambientada en la época de los 60s, gran detalle del logo de Universal al inicio, el clásico, la atsmófera te hace creer que estás en esos años, lo que le faltó, que hubiera quedado genial, es que haya estado filmada con el tipo de imagen sesentoso, tal como lo hace el director Ti West (otro que sigo mucho y hace buenas pelis de terror)

Ti West, por ejemplo, tiene buenos productos de terror filmada como si las vieras en los años 70, The House of the Devil, y The Innkeepers, películas que recomiendo para aquellos fans del buen terror.

Pero bueno, Flanagan la cagó ahí. Ahora, como producto es buena, bien creepy. Que podría haber sido mejor, si. Pero cumple, y bastante hace con la mala fama que tiene Ouija, y que nadie le daba dos mangos.