Natalia Oreiro no puede contra un día común en las calles de Buenos Aires, es decir: Taxistas maleducados, vecinos de mierda, jefes dictadores y traidores, amigos chotos, familiares egoístas, ex parejas, maridos vagos, etc… una noche se cruza con uno de esos curanderos truchos, o no sé qué carajo son, y le dice que haga un ritual para soportar el “calvario” que está pasando, y a partir de ahí cambia su carácter al de… ¿una loca?

Versión argentina de una película chilena ‘Sin filtro‘ de Nicolás López, la cuál es otra paparruchada.

Terribles personajes, tanto los principales como los secundarios, nada interesantes, poco desarrollados e insoportables. De hecho, ella es insoportable y a veces con una sobre actuación que da vergüenza ajena. Ni hablar del guión que no tiene sentido alguno.

Si hay algo para destacar es que tiene algunos momentos divertidos de cuando ella se pone súper histérica, que encima, te la venden que supuestamente está re loca y hace locuras… pero eso es solo el 20% de la peli, porque todo lo demás es un divague.

Una comedia que a veces logra hacerte pasar un buen momento, pero que en su mayoría sufre de tonta.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit