Cine de bajo presupuesto venezolano que en 2013 mezcló la ciencia ficción con el terror con un resultado que al principio parece plano y obvio pero a medida que se desarrolla mejora y te da un final de la puta madre.

Nos sitúa en la historia de una madre de familia que tiene encuentros con apariciones dentro de su vieja casa, y en dónde debe averiguar qué carajo es lo que sucede.

Lamentablemente la primera hora parece my clichera, y no es otra peli más de terror de esas pedorras con scremears, y hasta parece predecible, pero los últimos 40 minutos son fantásticos y te la hace tragar toda, trasladándote a un argumento inteligente que te deja de culo y pensando, te atrapa a la pantalla… terrible final, muy bien pensado.

Así que por solo esos últimos 40 minutos vale la pena darle una oportunidad.