Antes de largar la crítica de la remake, prefiero antes hacer una review retro de ésta obra visual del director italiano Dario Argento.

Y que es eso, una puesta escena, y un trabajo estético con el color, impecables. No sé si es una de las películas de horror de la historia, no lo siento así, pero hay tres cosas que son memorables, la banda sonora y la fotografía, haciendo uso fuerte de los colores, sobre todo el rojo, azul, amarillo, y verde. Y por último, toda la secuencia del primer asesinato, putamente épico.

El argumento reza lo siguiente, una joven (Jessica Harper) ingresa en una exclusiva academia de baile en la misma noche en que asesinan a una de las alumnas. La subdirectora del centro es Madame Blank, que brinda a la nueva alumna las comodidades y facilidades necesarias para su aprendizaje. Pero, poco a poco, una atmósfera agresiva y turbia se va apoderando del lugar.

Todo lo demás no es de lo mejor, el final es una mierda, y la mayoría de las muertes, ridículas, ni hablar del guión que se va cayendo a pedazos.

Lo mejor es dejarte llevar es una experiencia psicodélica, y estar pendiendo del sonido de la peli y el color, que son fantásticos.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit