En el año 2013 el director de Wild Things, John McNaughton nos traía un drama que gira en torno a un matrimonio con un hijo enfermo. Todo cambia cuando una pendeja se muda al apartamento de al lado y ofrece al muchacho la oportunidad de una vida mejor. Y a partir de éste punto se va todo a la mierda porque la madre es una culiada.

Protagonizada por Michael Shannon y el pibito de la serie Orzak, Charlie Tahan, conforman un drama de suspenso que a los 15 minutos ya sabés de qué va a tratar el plot twist final, y que a medida que se desarrolla la peli se va volviendo cada vez más boludo e irracional.

Llena de huecos argumentales y una ejecución pésima, que la convierte en un film plano y sin emoción, no sé cómo sacó esto buenas críticas en su momento, yo me re clavé, eso sí, la villana de turno, la madre, es lo más decente que se ve.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit