El director André Øvredal (Trolljegeren, The Autopsy of Jane Doe) se une al vende humo de Guillermo del Toro y la caga.

Un grupo de pendejos debe resolver el misterio que rodea a una serie de repentinas y macabras muertes que suceden por culpa de una maldición que se traslada al libro de una bruja, fantasma despechado, monstruo de turno, etc, guión escrito por del Toro, así que imagináte.

Personajes con desarrollo de mierda, cero interesantes, y clicheros. Obviamente están en la época ochentosa, que garpa hoy en día, pero una cosa es contar una buena historia en esa era, otra es mandarla de una porque sí, porque está de moda.

Para rescatar, algún que otro monstruo perturbador, y bastante bien hecho, aunque de miedo cero, y terror nulo. Los protagonistas son insoportables, mal actuados, un grupo de adolescentes que corren de acá para allá con total libertad, sin familia, excepto por la minita que tiene un padre totalmente al pedo en la cinta, como para meter un adulto (Dean Norris, Breaking Bad)

El final es un chiste, la patada que le faltaba a tu culo, clicherísimo a más no poder, y robado de mil películas.

Terrible porquería made in Guillermo Del Toro y que arrastra Øvredal que venía haciendo terror del bueno.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit