El director italiano Luca Guadagnino (Call Me by Your Name) se mandó un largometraje de más de dos horas y media en un remake de Suspiria del año 1977, y lo bueno, es que nos presenta el mismo tigre pero con diferentes color en las bengalas.

Debo decir que el desarrollo del guión, a diferencia de la versión de Dario Argento, ha incorporado una trama innecesaria y pedorra con el personaje del Dr. Josef Klemperer que añade un drama romántico de mierda, y que aleja bastante a la trama original de las brujas, que es lo más interesante de la peli. Y éste punto en particular de Klemperer te saca de contexto en las mejores escenas, la edición a veces es una mierda, y el la excesiva duración de la peli se siente.

Más allá de esto, es un remake digno, con puestas en escenas y coreografías poderosas, el gore y la violencia justas y se desmarca un poco de la versión del 77 para tener su propio espíritu.

Bien por Tilda Swinton, que hace tres papeles, de Helena Markos, el de Madame Blanc y el de Dr. Klemperer que llevan un maquillaje soberbio. Y Dakota Johnson como protagonista, se pone la peli sobre el hombro y la lleva bastante bien.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit