Pocas veces hablo bien de Netflix y hoy llegó la excepción con The Boy Who Harnessed the Wind, la película de Chiwetel Ejiofor que protagoniza y debuta como director.

Basada en una historial real, un pibe de la República de Malaui en África decide ayudar a las personas de su pueblo construyendo un molino de viento después de leer un libro en el que se explican los pasos para su creación. Es un drama sobre un el conflicto entre el padre mediocre y plano que sigue una cultura generacional y el hijo que quiere aferrase a la ciencia.

No es una obra maestra, ni tampoco se arriesga a mucho, Ejiofor cumple con un drama que al principio es un poco pedante pero va mejorando y te termina atrapando. La narración está muy bien y eso garpa mucho a la hora de explicar los hechos que nos quieren mostrar.

Eso sí, no le pidas mucho, pero ha sido un buen comienzo para el actor inglés largándose como director. Y bien por Maxell Simba, el pibito protagonisca que actúa bien y otro que debuta.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit