Película que parece simple pero el resultado termina siendo complejo y con cierto mensaje sobre el maltrato de las mujeres, una nueva versión de lo de la famosa novela del legendario H.G. Wells en la que se basa, y que ya hay una peli que salió en 1933.

Leigh Whannell, director de Insidious: Chapter 3 y la sorpresiva Upgrade de 2018, nos trae una versión más creíble y tecnológica de El Hombre Invisible que te va a mantener tenso hasta el final, un thriller cargado de vueltas de tuercas, algunas obvias, otras no tanto, pero que resultan interesantes.

Quizás sea un poco excesiva la duración del film, unas dos horas que se podían resumir, pero es un detalle menor. Las actuación se la lleva su protagonista Elisabeth Moss que como actriz dramática y haciendo de loquita le sienta muy bien.

En cuánto a la adaptación, obviamente que no es del todo fiel a la novela, dado por la época en la que se estrena y por ende tiene sus tonos del hoy, moderna, y encarando temas actuales. Hay una que otra escena media pelotuda, poco creíble, pero es solo mi apreciación. En cuánto al CGI, bastante bien también, aunque no es un producto que se destaque por sus efectos.

Una buena propuesta si te gusta el thriller mezclado con la ciencia ficción y el suspenso.