En una película sobre Tarzan ya no hay mucho más para contar pero igual que como pasa con Frankestein cada X cantidad de años nos llega una nueva entrega. Esta vez es una especia de secuela/precuela en la que nos cuentan que el hombre de la selva ya es el refinado John Clayton y que por motivos de buen tipo decide acudir en la ayuda de una tribu en el Congo, y vuelve a casa en forma de Batman de la jungla. A todo esto le sumamos flashbacks en donde nos relata sus orígines.

Hasta ahí el argumento no parece tan malo pero la verdad que está llevado a cabo como el culo. De repente al tipo, al rey de la jungla, el todopoderoso que fue criado por gorilas, leones y pumas, es fácilmente amordazado por pobres boy scouts. Pero se ve que su director (David Yates, conocido por las películas de Harry Potter) y sus guionistas se dieron cuenta que era totalemente iversómil y a los 15 minutos de película, Tarzán se convierte en Superman y se carga a un ejército de tipos en un tren, si señor.

Acto seguido lo vemos correr por las ramas de los arboles en botas y con unos pantaloncitos ajustados. Hasta que más adelante se pelea con su viejo hermano mono y se saca la camisa refinada inglesa para mostrar sus dotes musculosos.

Pero todo esto no es lo peor, señores, no. El CGI es paupérrimo, de lo peor que se vio en ese 2016, ni Zack Snyder se animó a tanto ese mismo año con Batman v Superman, otra con efectos de dos pesos.

Las actuaciones son otro apartado asqueroso, Alexander Skarsgård como Tarzan no aporta nada nuevo ni mucho menos es el mejor de los Tarzanes, aclaro que me las vi a casi todas, incluyendo las mejores como la de los años 30s y 40s con Johnny Weissmüller. La señorita Margot Robbie solo pone una cara bonita porque de actuación cero, y un insulto para el personaje mítico de Jane, no le hace justicia. Y el que más me apena es Christoph Waltz flamante ganador de dos Oscar que en éste film es un ridículo, se la pasa todo el tiempo con un rosario que vendría a ser su arma mortífiera, parece sacado de un personaje de los peores Mortal Kombat.

Sin más nada para decir, una truchada tremenda al mejor estilo Prince of Persia o Clash of the Titans.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit