Desde principio a fin se nota que ésta peli está hecha con la única intensión de recaudar guita y nada más, porque carece de todo tipo de simpatía, alma, amor, diversión, y todo lo que componía la versión original.

Se siente a veces como si estuvieras viendo un documental de Discovery pero en CGI. La personalidad de los personajes es casi nula,convirtiéndola en una vaga sombra de la versión animada.

Técnicamente no hay nada que reprocharle, los efectos son fantásticos y eso es lo que le ha jugado en contra, hacerla lo más real posible le ha quitado toda la magia.

A diferencia del live action de The Jungle Book, Jon Favreau, la ha cagado y parece que se ha dejado llevar puramente por Disney, hablando comercialmente, cobrar el cheque y listo, y por otro lado, esto es puramente digital, por lo menos en su anterior peli, los animales, que estaban re bien logrados, interactuaban con un protagonista humano.

El guión es practicamente igual a la original, y ni eso la salva, de vuelta, el fallo ha sido hacer un live action sin personalidad, las expresiones de los animales está muy mal lograda, de hecho, algunos dan asco.

Quizás ésta peli sirva para algún pibito que todavía no tiene muy desarrollado el cerebro y que nunca vio la original. Ésta vez, Disney nos ha tirado en la cara un producto muy mediocre.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit