Peli que se enfoca mayormente en el argentino Jorge Bergolio (Pryce) y explora la relación que mantuvo con el Papa Benedicto XVI (Hopkins) Ambos abordan sus pasados ​​y las demandas del mundo moderno, en tiempos donde Benedicto está hasta las pelotas y busca un sucesor.

Otro hit de Netflix, y en 2019 aunque usted no lo crea ha pegado varios, dirigida por el brazuca Fernando Meireles quién estuvo nominado como mejor director en 2002 por la espectacular Cidade de Deus.

Son una delicia las actuaciones de Jonathan Pryce y Anthony Hopkins, los dos nominados al Oscar, y juntos logran una química que es de los mejores detalles de la peli. Los diálogos son inteligentes, tienen humor, y se mezclan con ironía y sabiduria.

No solo es un duelo actoral, sino que su guión, aunque sea una adaptación, es muy original, nominada al Oscar también en éste apartado; atrapa aunque seas o no creyente, porque no va de eso el film, y se centra más en lo social y político de la iglesia, pasando por corrupción y otros temas de actualidad que se refieren al Vaticano.

Buena propuesta de Netflix, no le daba dos mangos pero me terminó sorprendiendo.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit