Se cierra la trilogía de House of 1000 Corpses que comenzó en 2003, un film gore y horror made in Rob Zombie, que siguió con su mejor peli hasta la fecha The Devil’s Rejects de 2005 que terminaba de manera genial y que nadie pedía una tercera parte.

Sin embargo, llegó, y lo único bueno que tiene es que mantiene la crueldad, mugre, bizarreada, y un par de escenas turbinas. La inclusión de Richard Brake es bastante aceptable, obviamente tenía que poner a uno más, porque Sid Haig (Captain Spaulding) estaba en las últimas y solo aparece al inicio.

Todo lo demás es un despropósito, con una justificación estúpida y así nomás, de cómo sobrevivieron al tiroteo de su predecesora, y que a partir de allí, el fillm no sabe por dónde ir, sin aportar nada nuevo, y que termina de la misma manera de cómo empieza, es decir, sin rumbo.

Otra cosa que me rompió las pelotas fue que todo parece rondar en Sheri Moon Zombie, la jermu de Rob, que ya sabemos estás enamorado, pero aflojále. Hay un montón de tomas en slow motion mostrándole el lomo y la cara, y convengamos que no es tan buena actriz tampoco como para que se lleve todo el peso de la peli, de hecho si no fuera por su macho, no existiría en la pantalla grande.

Si llegara a venir una cuarta parte, van a tener que mejor mucho el guión, alfojarle al slow motion, y darle un toque de aire fresco.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit