He visto series con muy mala estética, pero Titans se lleva todos los premios. Esta engendro de DC sirve como ejemplo también, de lo que es escribir un guión nefasto.

Tampoco vamos a ser tan exigentes, teniendo en cuenta que su creador, Greg Berlanti, es el responsable de infames shows como Legends of Tomorrow, The Flash, Arrow, y Supergirl, entre otras. Por tanto, son series destinadas para un público muy fanático que no pretende más que su cerebro se siga cubriendo de mierda.

Vi el primer capítulo y dije… listo, hasta acá llegué, pero como soy un masoquista crapero, y que me encanta DC, le di para adelante y fue una de mis peores decisiones, 11 episodios que se podían haber resumido en 5. Pero de algo me sirvió, de no fumarme la futura segunda temporada.

El argumento y la narrativa son fatales, personajes que se van moviendo de acá para allá en cuestión de minutos, como si el planeta Tierra fuera del tamaño de un durazno. Las escenas de acción son lamentables y tienen la excusa del gore para desprenderse del público infante, pero la verdad es que meter violencia porque sí lo hace infantil. Y los personajes, son todos una mierda, repleto de diálogos sin sentido y que hacen lo posible para llevarte a situaciones de tensión que no logran.

Y como no podía faltar, tienen que meter a Batman y seguir sobreexplotando al personaje, en un contexto irracional, fuera de lugar, y al pedo… solo para meter fanservice del malo y empatizar con algún boludo que no puede vivir sin el Murciélago metido en el culo.

Si hay algo rescatable es el capítulo de Doom Patrol. La serie en sí, quiere mostrar un tono oscuro, pero con tanto desbarranque la convierte en un producto pedorro, de calidad rancia e infame. Me da pena por Robin, que hasta ahora no han logrado hacer algo bien en live action.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit