Laura (Penélope Cruz) viaja con su familia desde Buenos Aires a su pueblo natal, en España, para asistir a la boda de su hermana. Al principio todo es risas y felicida, hasta que de repente le secuestran a la hija en medio del casamiento y se pudre todo.

Es un thriller que cuenta lo mierda que puede ser la gente de los pueblos chicos, en donde todo el mundo se conoce y no paran de hablar boludeses, ese es el mensaje que quiere dar y punto, todo lo demás e sun divague, con algunos temas sin resolver y escenas de lo más inverosímil.

Eso sí, son dos horas que se pasan rápido y te mantiene pegado, porque las actuaciones son de lo mejor, tanto de Penélope Cruz, como de un impecable Javier Bardem y acompaña Ricardo Darín que nunca falla, hasta los personajes terciarios actúan bien.

Dirigida por Asghar Farhadi, responsable de la espectacular ‘La Separación‘ de 2011, nominada al Oscar como mejor guión.