Una trilogía que tiene uno de los mejores finales en la historia del cine quiso seguir exprimiendo la billetera de la gente y nos vienen con una peli totalmente innecesaria, fuera de contexto, y lo peor de todo, un bajón de calidad en humor, guión, y personajes. Contrario a la animación, que es un espectáculo.

Ya no se sienten juguetes, sino pandilleros que pueden hacer lo que quieren en el mundo de los humanos, literalmente van de acá para allá por la ciudad haciendo bardo, sin que nadie los vea e interactuando impunemente, perdiendo la escencia de las originales.

Tras la ausencia de Bo Peep en la tercera entrega, acá ha vuelto, y es casi una protagonista, obviamente aprovechando esto del girl power, le viene al pelo al film, y es muy evidente el mensaje que nos quiere imponer.

Sobre los personajes nuevos, Gabby Gabby de Christina Hendricks es el único que me ha gustado, su desarrollo, la apariencia, y el cierre que le dan. Distinto es Forky, absolutamente pedante y olvidable. Otro que puede pasar al olvido es Duke Caboom con la voz de Keanu Reeves.

Estos personajes nuevos, como los peluches de colores infames, han dejado en segundo plano a los legendarios, a los que hicieron Toy Story, ni si quiera se molestaron en hacer un balance, a los juguetes icónicos los han dejado de lado, salvo a Woody, que con todo ese moralismo absurdo me ha ahogado, y hasta a veces me cayó mal.

Esto debería haber sido un spin-off o algún tipo de especial, fuera de la trilogía. Cae mucho el nivel de la historia, porque sinceramente, es aburrida y el humor carece de inteligencia.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit