Texas, 1978. Clint Eastwood hace de un ex cowboy que acepta un laburo y es el de traer a un pendejo desde México de vuelta a casa con su padre. Y durante ésta road movie, los dos se adentran en una aventura que por cierto es bastante crapera.

El tipo es una leyenda viva, no cabe duda, pero, me encantan casi todas sus pelis, pero acá me parece que éste western quedó flojo de papeles, la historia es una mierda, muy plana, aburrida, pasan cosas porque si, los diálogos no tiene profunidad, ni siquiera los personajes y ese gallo de mierda que lleva el nombre de la peli.

Se entiende que es una obra muy personal de él se nota en cada escena, pero a mí no me llegó, quizás a algún purista de sus trabajos le pueda llegar a gustar, de vuelta, aguante Clint Eastwood pero acá me cagué de embole y me pareció todo una pavada, justamente viniendo de él que tiene terribles peliculones.