Basada en un hecho real, el abogado Mark Ruffalo descubre un secreto que conecta un número de muertes y enfermedades de animales y personas con una de las empresas más grosas del mundo. En el proceso para sacar éste tema a a luz, arriesga su integridad, su familia, y mil quilombos. Es una peli al estilo Erin Brockovich.

Una buena peli a modo de denuncia que se basa en el artículo de 2016 del New York Times “El abogado que se convirtió en la peor pesadilla de DuPont” que narraba el caso del fabricante de “Teflon”, que contenía químicos que provocaban cáncer, siendo que el teflon estaba distribuido por todo el mundo, y no solo en los productos de cocina.

Buen laburo del director Todd Haynes (I’m Not There, Carol) que vuelve a pegar hit y con un guión que te va a mantener pegado, aunque a veces el ritmo baja y se vuelve un poco embole.

Se agradecen las interpretaciones de Mark Ruffalo, que se come el papel, Anne Hathaway, y Tim Robbins.