La secuela de El Resplandor no podía fallar porque tenía como responsable a Mike Flanagan, un referente hoy en día del cine de terror flashero, como Oculus, Hush, El Juego de Gerald, o la exitosa serie The Haunting of Hill House, entre otras.

Pero también está claro que no le va a llegar ni a los talones a su predecesora de Stanley Kubrick, aunque desde ya te digo que la adaptación de éstas 600 páginas del libro de Stephen King zafa bastante bien.

Con todo esto en mente, se puede disfrutar tanquilamente de éste nueva entrega, que hasta tiene una que otra escena fantástica, como la de los viajes astrales.

Otro buen condimento son las intepretaciones de una soberbia Rebecca Ferguson, que para mí es lo mejor, y un Ewan McGregor que sin brillar cumple.

Doctor Sueño nos hace recordar, y nos pone en alerta de esos terrores que nos acechaban de niños y todavía siguen existiendo a pesar de ser adultos.

Sin embargo también debemos destacar que es una secuela que llega muy tarde, los tiempos son otros, la narrativa es muy diferente a la original, y por ahí dos horas y media de cinta te pueden tirar abajo, pero el resultado general es bueno.