A una pocas horas de la ciudad de Buenos Aires se encuentra un pueblo de 400 habitantes que se llama El Dorado en donde los médicos no existen, viven aislados, en su mundo, y cuando uno se siente mal recurren a los curanderos de la zona.

El documental nos muestra a modo de entrevistas cómo se cura la gente a base de sapos, culebras y diferentes laburitos. Pero el chiste empieza cuando alguien se enferma de El Espanto, le dicen. ocurre por haber visto sucesos paranormales como ovnis y fantasmas, y quedás depresivo, dato fundamental, les agarra solo a mujeres.

El único que puede curar El Espanto, es un viejo muy solitario. Cómo lo cura, se las garcha! Es todo muy bizarro, logran entrevistarlo al tipo, y dice acá curo El Espanto, y muestra un catre.

En un momento, el viejo se encula, no sabés por qué, y no quiere dar más entrevistas, y se termina el documental, te deja un montón de interrogantes y que sinceramente no hace falta saber más. Ha ganado varios premios internacionales, así que mis aplausos para los realizadores.