Por más que uno conozca la historia, y obviamente su final, el director Ariel Winograd nos la cuenta de una manera divertida, que atrapa, y te deja con buen sabor en la jeta de principio a fin.

Ayuda mucho la dupla Francella/Peretti, con una química soberbia y son los que se ponen la peli al hombro.

De todas maneras es un relato al que le faltan algunas tuercas, más profundidad en los personajes secundarios, y sino conocés mucho del caso, de ese robo al banco en 2005, entonces hay detalles que se te pueden escapar porque no se cuentan.

También tenemos algunos momentos dramáticos que contrastan con el tono de la comedia, en la que se lleva la peli, y no logran encajar del todo.

Más allá de algún que otro reproche, más que todo en la narración, la peli es buena técnicamente en cuánto a planos, iluminación, fotografía, es impecable en ese sentido.

El Robo del Siglo es sin lugar a dudas la mejor peli de 2020 si hablamos de cine argentino.