Partiendo de la base de que es una película de Netflix, no se le puede pedir mucho, pero aún así logra defraudarte.

Un argumento que no tiene ni pies ni cabeza, con un desarrollo ultra aburrido que conlleva a dos horas y pico nefastas.

Puede servir para ayudar a dormir si tenés problemas de insomnio. Los actores de renombre no brillan, de hecho, hasta pareciera que no tienen ganas de laburar.

Eso sí, empieza bien y la premisa no es mala, pero ya pasando los veinte minutos te la ves venir. Por tanto no esperes suspenso, acción, ni thriller, ni drama, no esperas nada, lo único positivo es la fotografía y algún que otro chorro de sangre bien hecho.

Se nota que a su director, Jeremy Sauner, le gusta la violencia, pero con éste film no logra destacarse para nada tal como lo hizo con ‘Green Room‘ de 2015, ni mucho menos con ”Blue Ruin‘ de 2013. 

Es impresionante cómo todo se transforma en crap cuando llega a Netflix.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit