Una mina está viajando para conocer a los padres de su novio, Jesse Plemons hace un par de meses sale con él y al que ya está pensando en dejar. Durante esa media hora es puro diálogo y luego cuando llegan a la granja, se empieza a poner un poco turbina, y ya cuando aparecen los padres, la peli se torna confusa a propósito, aparecen diálogos filosóficos, metáforas al estilo Mulholland Drive de David Lynch, y al tiempo las escenas se pliegan a sí misma en un tremendo caos.

Dirigida por Charlie Kaufman, guionista de resplandor de una mente sin recuerdos, ¿Quieres ser John Malkovich?, y director de Anomalisa, o sea, es un tipo que hace peliculas muy raras, y acá no se queda atr;as.

Es una historia dfícil de seguir, de digerir, trata básicamente sobre la frialdad, la soledad, el descubrimiento en las diferentes estapas de uno mismo, y la verdad que la podés interpretar como quieras, no es un cine para cualquiera, entiendo que a muchos les puede parecer un embole, a mí te digo que hubo partes que me descolocó, pero no me pareció mala, ni tampoco una obra de arte, y lo mejor que ha hecho.