Una negra compra un vestido rojo sangre de seda en un lugar ultra fashion y atentido por gente muy bizarra. El chiste es que a las personas que compran ese vestido les agarra un ataque de fetichismo y se suman actos sobrenaturales que rondan alrededor de esa prenda.

Lo único que puedo rescatar es su influencia del cine de terror setentoso, su aire gótico, y perturbador, y algún que otro personaje vampírico que está muy bien logrado, como el caso de la actriz romana Fatma Mohamed.

Pero ni a palos me vengan con esas críticas de 8 para arriba como le dio la prensa porque ésta película es una mierda.

Un producto que se vuelve experimental, y que empezás a pedir la hora, porque cuando parece que termina el calvario, empieza la segunda parte, con ese vestido pedorro buscando otra víctima.

Que está bien filmada, que linda fotografía, que ricos vampiros, pero que el resto es un embole, y por último narrativamente es un desastre con una edición que no ayuda. Ojo que es tan rara la peli que seguramente a alguno le guste…