Martha y Jonathan Kent pierden a su hijo en un accidente provocado por un caballo, obvio no era Superman, y un par de años después, su nieto es llevado con la nuera y su nuevo macho fuera del pueblo en donde vivían. El pendejo queda bajo tutela de la familia de éste tipo que es muy turbia y estos abuelos deciden viajar en donde está el pibe para pedirle a la madre que vuelvan a su lugar, con ellos.

El desarrollo de los personajes es a pincel, demencial, tanto el de Kevin Costner y el Diane Lane, en uno de los mejores laburos de su carrera, y la matriarca de esa familia mafiosa a cargo de una genial Lesley Manville, quién va a ser de la Princesa Margaret en la próxima temporada de The Crown.

Nos sitúa en la colisión entre una familia herida por la muerte de su hijo y una familia hecha mierda de la cabeza. La peli se va volviendo muy mala leche e inquietante a medida que pasa el tiempo hasta que llega el punto de climax que es espectacular hermano, se vuelve casi que un slasher. Ha pasado bastante desapercibida y te la recomiendo si aún no la viste.