Una de las joyitas hollywoodenses del maestro Alfredo Hitchcock que nos sitúa en la Segunda Guerra Mundial, donde un barco es alcanzado por un torpedo nazi y ocho supervivientes se suben a una barca. Al rato encuentran en el mar al capitán del barco nazi y con un giro inesperado lo nombran jefe del bote y dejan que les guíe hacia la salvación.

El Maestro nunca deja salir la cámara del bote, nunca lo muestra desde el exterior y además la peli enterera no tiene música, aún así, el loco crea tensión y suspenso, nuevamente en un lugar fijo. 

Nominada a tres Oscar como mejor dirección, guión, y fotografía en los premios de 1945, vamos a ser testigos de una obra de arte, con un desarrollo muy particular, que quizás al espectador del cine directo no pueda llegar a gustar, porque en parte es densa, pero que se equilibra, con unos personajes muy pintorescos, el modo de filmación, el drama, y un final genial con mensaje moral incluído.

Hay una peli similar de Roman Polanski, se llama Knife in the Water, es del 62, que también te recomiendo.