Ma Rainey, la «Reina del Blues«, interpretada por Viola Davis graba su nuevo disco en un estudio de Chicago en 1927, pero el ambiente se pone tenso porque entre ella, su agente, los productores, y la banda, hay una pelea de egos y ambiciones que hacen poner a todos de culo.

La peli está infladísima con los puntajes, pero sinceramente me pareció mediocre y sobrevalorada, de blues poco y nada. La trama es olvidable, no tiene fuerza ni tampoco interés, de hecho el ritmo a veces es lento, y los personajes secundarios son super aburridos. Lo único que vale la pena, y solo por eso te la recomendaría, es por la actuación del difunto Chadwick Boseman que la rompe, y sino llega a estar nominado al Oscar por su actuación, le pega al palo. Viola Davis, aunque con menos minutos en pantalla también está re bien, pero es Black Panther el que se pone la peli al hombro.

Y tanto ella como él son los que para mí han hecho confundir a muchos de que es un peliculón, cuando ni a palos lo es, porque el resto es cualquiera.