Diane Keaton es una aburrida ama de casa de Manhattan y empieza a sospechar que su vecino ha asesinado a su mujer. Su marido (Woody Allen) la trata de paranoica pero ella se pone a investigar hasta que las cosas van cobrando sentido y de poco se va transformando en alta peli de misterio.

Claros guiños al cine negro de directores como Orson Wells y Billy Wilder, llena de diálogos inteligentes, unas actuaciones soberbias, y una química brutal entre Keaton y Allen que hacen de ésta peli una aventura muy divertida e imperdible.

Gran equilibrio entre comedia y misterio, puede que la trama tenga sus altibajos, pero ya con esos diálogos improvisados entre semejante cast, me compran.

Y me voy con una frase genial del film, dicha por Woddy Allen, “Cada vez que oigo a Wagner, me entran ganas de invadir Polonia”. Humor del bueno, señores.

Compartir Articulo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Reddit
Reddit