Basada en una historia real, Johnny Depp hace de un famoso fotógrafo de Guerra en la que su carrera tocó el Olimpo cuando en 1971 viajó a Japón, para documentar los efectos del envenenamiento por mercurio entre una población local.

Lo principal que garpa en Deep haciendo de un loquito borracho, todo lo hace de manera natural en uno de los mejores papeles de sus últimos años.

Lo acompaña Scorpion que se redime en otro buen papel después de la cagada que hizo en Mortal Kombat. En realidad todos los personajes hacen un re laburo, super creíble.

Nos muestra también parte de la cultura japonesa, más allá de la trama principal que es re depre, también podemos ver detalles muy bellos y un final bastante emotivo. Sin ser un drama sobresaliente, convence, y nos relata un quilombo que no va a dejar indiferente a nadie.