Después de tantas idas y vueltas, de cambios de guionistas, productores, directores, años y años, nadie quería agarrar éste muerto, hasta que llegó un don nadie, éste Simon McQuoid, y a primeras vistas parecía que podía hacer algo digno, en el primer trailer, ya después cuando fueron revelando otras escenas se sintió venir el crap.

Entré con pocas expectativas, sin pedir casi nada, y sin embargo, me defraudó. Pocas cosas disfruté y agradezco de ésta nueva entrega, como por ejemplo, la violencia, el gore, algún que otro momentito entre Scorpion y Sub-Zero, varias referencias a los videojuegos, y un par de fatalities.

Todo lo demás, me pareció un sorete. Peleas con coreografías insulsas, actuaciones horribles, decorados muy pobres. El CGI a veces garpa, pero cuando ves cosas como Goro diseñado con una placa de video del año 2004, pegándole puñetazos a una chata, me saca.

Cosas imperdonables, cómo no vas a poner el torneo si es la esencia, por qué cambiar el lore del juego? Como si fuera tan difícil la historia de adaptar? Quíén es ese personaje principal soso y qué carajo me importa su familia? Por qué Liu Kang tiene tanta cara de boludo? Qué es eso del arcana? Qué es el Diablo 2? Es el Ki de Dragon Ball, cuando te enojás sacas tu poder, qué es eso boludo? Qué es esa banda sonora chota remixada anticlimática y metida con calzador?

Es inevitable la comparación, la del 95, para mí, la pasa el trapo, todos los personajes son mejores que esto, hasta Goro, hasta los trajes me gustaron más, y el guión es mejor, y lo que más garpa, tiene carisma. No como esto que hicieron, que ya a la hora tenía alto embole, quería que se murieran todos ya, incluyendo a ese Raiden con leds en los ojos.