En 2003, mientras los politicos británicos y estadounidenses maniobran para invadir Iraq, la traductora del Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno Británico, Keira Knightley filtra un e-mail clasificado que urge a espiar a miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para forzar una resolución para ir a la Guerra. Y por ese acto de topo es descubierta y acusada, con lo cuál se tiene que enfrentar a tremendo castigo en prisión.

Peli de denuncia, basada en hechos reales, y que saca a la luz los trapitos sucios de los centros de inteligencias británicos y de USA.

Guión un poco pesado, de ritmo lento, demasiado político pero que a medida avanza la peli va tomando forma y entretiene, el chiste es el mensaje reflexivo que nos deja. La ONU es inútil y otra cosa que no sorprende son los secretos del estado. Y una guerra que se libró contra Irak que no es más que el poder, y el control de una economía.

Buenas interpretaciones, sobre todo de Keira Knightley, y un thriller de éste estilo que pocas veces falla.