Nos sitúa en principios de los 60s donde un grupo israelí comandado por Oscar Issac tiene que sacar a escondidas a uno de los más capos nazies de diseñar el Holocausto, Adolf Eichmann, intepretado por Ben Kingsley, desde Buenos Aires.

Por ende gran parte de la peli está filmada en nuestra ciudad y alrededores, como Olivos, De hecho vemos Plaza de Mayo, el Cementerio de Recoleta, el panteón de Evita, y el famoso bar de Barracas El Progreso, que siempre es escenario de pelis.

Mi problema con ésta peli son los idiomas, isralís, alemanas, y argentinos que hablan en inglés, te saca totalmente de contexto, por ahí se escuchan algunas líneas porteñas con actores locales, pero muy poco, en sí todo hollywoodizado. Y los personajes tampoco son tan bien interpratados por otras pelis como por ejemplo la peli del 96 con Robert Duvall.

Sin embargo se deja llevar, es entretenida, tiene un aire a Argo de Ben Affleck, y no es tan mala como dicen por ahí.