Comedia romántica protagonizada por Andy Samberg, Cristin Milioti y de secundario a J.K Simons y que nos sitúa en el género de viajes temporales, precisamente en que el mismo día se repite una y otra vez, del estilo El Día de la Marmota o Feliz día de tu Muerte, pero con ciertos mecanismos que la hacen tener su propia personalidad.

Es una joyita del servicio de streaming de Hulu, que Netflix nunca podría, y que vuela muy bajo en tiempos de pandemia y que te entretiene de principio a fin, no solamente con los gags, sino con su inteligencia.

Escena tras escena es delirante y más allá de la comedia también se da el gusto de reflexionar sobre lo rutinario que pueda significar la familia o el matrimonio, y una sociedad que puede se puede convertir en pedante e infumable. Y también como no, nos hace ver el encierro, de manera diferente, y teniendo en cuenta que la peli se estrenó antes de todo éste quilombo del coronavirus.

Buena propuesta para cagarse de risa un rato y dejarte llevar por el caos temporal.