Un par de hermanos encuentran un amuleto mágico y liberan por error a un señor de la guerra alienígena. Un bicho creado para la destrucción y que su único objetivo es comer mundos. Pero ese amuleto, además de despertarlo, tiene total control sobre él, y tiene la mala leche que es una pendeja re qliada quién lo posee.

Es una E.T políticamente incorrecta, llena de sangre, violencia, y lo mejor de todo es que esa entidad legendaria está bajo las ordenes de una nena pre adolescente que le pide hacer puras boludeses y un hermano que todavía no descubrió la paja.

Entretiene de principio a fin, eso si, algunos gags son cualquier cosa, tampoco esperes algo fenomenal, cumple con su homenaje al cine B de terror de antaño, con una mezcla de comedia absurda, totalmente desinteresada, los villanos que aparecen están mejor que la última de los Power Rangers, tampoco es un gran logro. Efectos especiales y maquillaje artesanos, fuera de época, pero concientes de que es a propósito,