Cine clase B de viajes temporales en la que una minita hace experimentos con una máquina vaya uno a saber de dónde la sacó, y que de tanto jugar con diferentes realidades comienza a sentir efectos secundarios que la van a transformando en un monstruo de una dimensión desconocida.

Suena muy buena la trama, visualmente también garpa, el poster parece de peliculón, pero ojo, que es un embole tremendo. Una trampa, un engaña bobos. Porque de ciencia ficción nada, de terror menos, y vas a ser testigo de una boluda con problemas de existenciales sobre la soledad y las malas relaciones personales.

Plana, aburrida, con muy poco sentido y lo que más me molesta de éstas pelis es que se la tiran de algún género en particular, pero resulta siendo todo lo contrario, es un drama pedorro y que no pasa nada nunca. No sé cómo hice, sinceramente, para terminar de verla.