El catálogo de Disney+ será muy pobre pero hay un par de joyitas, pocas, contadas con los dedos de una mano, y una de ellas es Soul, el nuevo hitaso de Pixar que nos habla sobre el propósito de la vida, de nuestra esencia, el éxito y el fracaso, sigue siendo un producto para niños pero tampoco deja de lado a los adultos, sobre todo los que seguimos a la compañia desde chicos, porque toca temas que son algo complejos y con un mensaje que quizás una ameba no lo entienda.

El CGI es espectacular como siempre, la banda sonora genial, y en cuánto a los personajes, yo simpatizé con el negro nada más, porque los demás me parecieron una mierda, sobre todo la minita que a veces se pone insoportable.

Es también un poco predecible llegando al final, pero cumple con ser divertida, el diseño del más allá me parece tonto y a la vez inteligente. Tiene su encanto y para un domingo de resaca y lluvioso viene bien.