Crítica. ‘Anna’

Luc Besson la vuelve a cagar.