Crítica. ‘Bronenosets Potemkin, 1925’

La buena técnica de la propaganda.