Crítica de ‘Cam’

Es como un capítulo pedorro de ‘Black Mirror’