Crítica de ‘Christopher Robin’

Un golpe de nostalgia que va perdiendo ritmo.