Crítica. 'Independence Day: Resurgence'

Una de las basuras más grandes que nos dejó el 2016.