Crítica. 'Dolor y gloria'

Tan melancólica que aburre.