Crítica. 'Bombshell'

Entretenida publicidad del #MeToo