Crítica. ‘La Quietud’

Todo muy turbio.