Crítica de ‘Luciferina’

Cine argentino en su máximo esplendor.