Crítica. 'Midway'

Si Emmerich no es el director más crapero del cine moderno le pega al palo.