Crítica. 'Queen And Slim'

Una fórmula gastada que a veces funciona.